23 febrero 2018

Quédate






Cuando se esfumen mis sueños
en la oscuridad de la noche,
cuando mis razones mueran
junto a mis ilusiones,
 
¡Abrázame!


Cuando el pozo aparezca ante mi
empujándome hacia el vacío,
cuando el viento me arrastre
sin que mi cuerpo se resista,
 
¡Ven!

Cuando la soledad me duela
como un puñal de plata,
cuando mis lágrimas callen
inundando mi alma,
 
¡Quiéreme!



Cuando todo se haya diluido
junto a las esperanzas de un mañana
sabrás que necesito tu mano
tocando urgentemente mi puerta.
 
¡Quédate!

21 febrero 2018

El tiempo no borra






El tiempo va pasando
a veces corre, se escapa
a veces se detiene, para
pero el recuerdo no se esfuma
día a día se agranda.


Marchaste avisando...
mas, ¡qué triste perderte!
Todo cambió aquel día
entre lágrimas contenidas
rabia de impotencia escondida.


Las huellas permanecen imborrables
los momentos, los instantes
el cariño puesto en actos
la palabra sentida
la complicidad conocida.


El tiempo va pasando
mas no llegará el olvido
en mis oídos aún escucho
en mi corazón aún te siento
en cada paso hallo mil recuerdos.


Ya han pasado quince...
y el nudo no se deshace
mientras intento no llorar
pues el tiempo va pasando
y yo no te quiero olvidar.

19 febrero 2018

Llegada inesperada







Hoy la tristeza me visita
aparece por sorpresa, no avisa
acaricia mi piel con delicadeza
instalándose en mi corazón
donde baila de una forma perversa.


Hoy la tristeza me abraza
haciéndome derramar versos
que la muestren sin mostrarla
en mi notable intento de callarla.


Hoy los tristes versos de Neruda
quizá serían alegres frente a mí
pues el día parece una losa
que quiebra ilusiones que apenas conocí.


Hoy la tristeza me amenaza
sin saber de donde procede,
la nostalgia la acompaña
las lágrimas comienzan a caer.


Hoy, ella, la tristeza
encontró mis puertas abiertas
presintiendo su llegada certera
mas a su partida cerraré con llave
la próxima vez... tocará la puerta.

15 febrero 2018

¡Cómo has crecido!





¡ Cómo pasan los años!
¿Cuándo creciste tanto?
Dejaste los colores rosados
los  cuentos de princesas
las muñecas, los juguetes
atrás ya han quedado.


¿Cuándo te hiciste tan mayor?
Empezaste a conocer la libertad
encontraste la mano de la amistad
exploras el mundo sin temor
sin dejar de sonreír
sin dejar ni un minuto de soñar.


¡Cómo pasan los años!
Aquella pequeña que balbuceaba a mi lado
dándome dibujos como regalos
entre mil besos y otros tantos abrazos
que guardo en mi corazón
junto a los que me sigue regalando.

¡Cómo pasa el tiempo!
Una preciosa mujer tengo al lado
sus valores se han ido forjando
mientras la quincena llega a sus manos
mas sigues siendo la pequeña sonriente
que me enseñó el poder de un abrazo.