20 abril 2018

Mi otra palabra- Chona Madera





Mi otra palabra


El verso: mi otra palabra. De siempre,
el lenguaje de mis inquietudes.
De mi íntimo sentir, palabra.
De mis luchas y resignaciones.
De mis batallas.

Gracias a ellas paliando he ido lo difícil
de las épocas amargas.
(Casi no me es posible el recuerdo
de las felices, las de las horas
claras.)


El tiempo siempre ha sido como un sueño, sueño
que pasa,
mar de fatiga y mano
en constante amenaza,
dejándonos tan sólo,
como un poco de luz, por la que vislumbramos,
vemos que fuimos
de una dulce juventud fragante,
que viva llama de amor fuimos,
e inmenso pozo de esperanzas…


El, todo lo toca con su aliento: tal
si tórrido clima fuera
todo agosta y arrasa.
-Señor: mucho te agradezco
que me hayas dado tal palabra,
por la que toda cosa cobra altura
y una luz más diáfana.

Por haberla hecho nacer en mi hondura,
sin obstáculo alguno,
libre,
totalmente mía,
gracias,
infinitas gracias.

* Chona Madera del libro Mi otra palabra

18 abril 2018

Mujer







Mujer,
¿Por qué huyes de la noche
con el temor de tus pasos?
¿Por qué examinas tu escote
preguntando si es apropiado?

Mujer,
¿Por qué sigues bajo el yugo
de una sociedad que te desconoce?
¿Por qué bajas la cabeza?
¿Por qué te escondes?


Mujer, ha llegado el momento
la hora de ser libre
sin que nadie te cuestione
abre tus alas y abraza al viento
sin que nadie te pida razones.






16 abril 2018

Despojo









Un día la envolvió la noche
consumiendo todo su ser
apagando las tenues ilusiones
que daban razones a su renacer.


La esperanza se consumió
como el vino de una copa
la valentía desapareció
asustada por la tormenta.


La amarga soledad invade el alma
las ideas se atropellan en la mente
mientras se pierde la calma
en una tranquilidad solo aparente.


El traje de la noche aún viste los pasos
de quien creyó en la posibilidad del cambio
la mirada quedó fijada en los sueños
que cayeron en el abismo de lo incierto.


Un día... la envolvió la noche...
mientras la vida pasaba ante sus ojos
dejándola totalmente inerte
viéndose a sí mimsma como un despojo.

23 marzo 2018

Poema para un banco







¿Por qué no dedicarte un poema?
A ti que recoges mi peso en silencio
mientras escuchas mis pensamientos
en el reposo de mi cansancio.


¿Por qué no dedicarte un poema?
Cuando acompañas mis horas
sin una sola queja
cuando abandonado te quedas.


Miles de  bancos recorren la ciudad
aliviando caminos tristes o felices
como testigos mudos de nuestros pasos.


¿Por qué no dedicarte a ti un poema?
A ti que solo te busco en la necesidad
a ti que no entiendes este loco poema
siendo solo un banco que ayuda a respirar.

¿Por qué no dedicarte a ti un poema?
cuando tu piedra, hierro o madera
siempre acompañan mis paseos
ofreciendo alivio a mi cuerpo.